+58 0212-3197943 info@construyetuexito.com.ve
Imagen Steven 001

2do Principio para convertir sus sueños en Riquezas

En la edición anterior estuvimos haciendo una breve reseña acerca de la vida de ese soñador y director de cine llamado Steven Spielberg. Además empezamos el maravilloso recorrido de los principios que él ha utilizado a lo largo de su carrera para lograr sus objetivos y convertirá sus sueños en realidad. A partir de ahora él mismo nos habla de su experiencia y del resultado que ha obtenido en su vida al conservar siempre el buen humor, la alegría y el gozo, aun en las situaciones más difíciles y adversas.

Nunca pierda la Alegría ni el Gozo

Spielberg dice: Estoy totalmente seguro de que el gozo atrae bendición y prosperidad. Nunca he perdido mi buen humor ni el gozo. Aunque como a todos a veces las cosas no salían bien, continuaba sonriendo, no vendía proyectos, no perdía el gozo.  Les sonrió a mis hijos a pesar de las circunstancias, siempre estoy sonriendo el buen gozo hace que nuestros sueños hagan realidad. Nunca pierda el gozo, la alegría, el buen humor si quiere prosperar porque…

“No se convertirá de aquí a muy poco tiempo el Líbano en campo fructífero y el campo fértil será estimado por bosque. En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas. Entonces los humildes crecerán en alegría en el Señor, y aun los más pobres de los hombres se gozaran en el Santo de Israel” Isaías 29:17.

Por más pobre que alguien sea, si continuamente honra a Dios. Él lo bendecirá si deja de mirar y envidiar lo que tienen las personas que te rodean. Por estar codiciando lo que tiene los demás perdemos el gozo que bien podemos disfrutar. Muchos que duermen debajo de un puente pasan mejor la noche que algunos que se amargan por vivir comparándose con aquellos que han prosperado mas, en lugar de darle gracias a Dios por lo que tienen.

Reflexión

Por más pobre que alguien sea, si continuamente honra a Dios él lo bendecirá si deja de mirar y envidiar lo que tienen las personas que le rodean. Por estar codiciando lo que tienen los demás, perdemos el gozo que bien podemos disfrutar